Noticia: JOHANN SEBASTIAN BACH Y CARL PHILIPP EMANUEL BACH

JOHANN SEBASTIAN BACH Y CARL PHILIPP EMANUEL BACH

(Carl Friedrich Abel en A General History of Music de Burney, 1789)

Se
Sebastian y su hijo Emanuel, en vez de ser directores de música en
ciudades comerciales, se hubieran dedicado a componer para la escena y
el publico de grandes capitales como Nápoles, París o Londres y para
ejecutantes de primera magnitud, hubieran sin duda simplificado su
estilo, más de acuerdo con el nivel de sus jueces. El uno hubiera
sacrificado todo lo absurdo y artificioso y el otro hubiera sido menos
fantástico y recherché, y ambos, componiendo en un estilo más popular y
generalmente inteliguble y ameno, hubieran extendido su fama, llegando a
ser, sin disputa, los más grandes músicos del siglo XVIII.

200 aniversario del Mozart español (Arriaga)

JUAN CRISÓSTOMO DE ARRIAGA:
EL MOZART ESPAÑOL
Por José Enrique Peláez Malagón. Doctor en Historia del Arte (Universidad de Valencia).

Imagen

Juan Crisóstomo de Arriaga

Juan Crisóstomo de Arriaga Balzola, pese a su «juventud», es
considerado como uno de los compositores más destacados en la historia
de la música española, más allá de la inevitable simpatía romántica que
despierta su temprana muerte, antes de cumplir los veinte años.

Arriaga nació en Bilbao el 27 de enero de 1806 y falleció en París el
17 de enero de 1826. En numerosas ocasiones los críticos españoles han
exagerado la falta de preparación académica de Arriaga para, de este
modo, hacer hincapié en sus extraordinarias cualidades naturales; pero
esta imagen en la actualidad tiende a matizarse resaltando la
importancia de la formación musical recibida tanto en sus primeros años
en España como en su posterior estancia en Francia.

Teatro Arriaga de Bilbao

Recibió sus primeras lecciones musicales de su padre, Juan Simón de
Arriaga, a la sazón, organista de la iglesia de Berriatúa. Más tarde y
dadas las cualidades del niño, el padre consigue que se convierta en
discípulo de Faustino Sanz, violinista de la capilla de música de la
basílica de Santiago. En esta misma época y pese a su juventud, empieza a
frecuentar las sociedades musicales, germen de las futuras sociedades
filarmónicas y orquestas en donde comienza a representar y a componer
sus primeras obras por las que es reconocido y admirado. Es en este
ambiente cuando a los once años compondrá el octeto Nada y mucho (1817),
para trompa, cuerda, guitarra y piano. A esta composición seguirán
otras en la misma línea, hasta que finalmente se decida, con trece años,
emprender obras de mayor envergadura como la ópera en dos actos que
lleva por título Los esclavos felices (1819).

Dadas sus
cualidades, su padre decide que ha de trasladarse a París para continuar
sus estudios musicales, de este modo en 1821, con quince años marcha a
la capital francesa matriculándose en su conservatorio en donde
estudiará contrapunto y fuga con Fétis y violín con Baillot. Su rápido
progreso y sus grandes dotes para la composición, hicieron posible que a
partir del curso 1823-1824 fuera nombrado profesor ayudante de Fétis y
comenzase a impartir las disciplinas de las que sólo dos años antes era
un alumno.

La primera obra importante que escribe en París será
una fuga a ocho voces llamada Et vitam venturi, obra de concurso que
fue premiada y que se perdió tras la muerte de Arriaga. A ésta siguió
una serie de Tres cuartetos acerca de los cuales afirmaba Fétis que “…
es imposible imaginar nada más original, más elegante, ni escrito con
mayor pureza que estos cuartetos…” Finalmente, en los últimos dos años
de su vida, compondrá una obertura pastoral para su ópera Los esclavos
felices, una Sinfonía grande orquesta en cuatro tiempos, una Misa en
cuatro voces, un Salve Regina y un Stabat mater para coro y orquesta,
además de varias arias, duos, cantatas y quintetos.

El
inesperado y prematuro fallecimiento del compositor fue la causa de que
la obra de Arriaga permaneciera desconocida hasta mediados de la década
de los ochenta del siglo XIX, momento en el que un descendiente del
bigrafiado recupera algunas piezas, en especial cuartetos, que entrega a
la sociedad de cuartetos de Bilbao, quien se hace eco de ellos
representándolos en sus actuaciones en los distintos salones de la
capital vasca. En 1887 se crea en Bilbao la comisión permanente Arriaga,
presidida por Emiliano Arriaga (descendiente del compositor) y cuya
finalidad será la de dar a conocer la obra de Juan Crisóstomo por medio
de las representaciones de sus piezas, así como la obtención de
beneficios con los cuales poder dar a la imprenta y por tanto difundir
por otras sociedades españolas esas mismas piezas.

Centrándonos
ya estrictamente en la obra del compositor, ésta se puede dividir en
tres grandes géneros. Por un lado su obra religiosa, por otro la
sinfónica y finalmente la dramática, todas ellas abarcan un total de
unas veintitrés piezas, algunas de las cuales se han perdido, otras no
están publicadas, pero conservadas en el Museo Arriaga, y finalmente
otras publicadas a finales del siglo XIX de las que se sospecha la
existencia de algunos cambios introducidos al darlas a la imprenta.
Circunstancias, todas ellas, que han dificultado enormemente la
catalogación de la producción musical.

Sus obras más
importantes, consideradas por algunos como obras maestras, son La
sinfonía a grande orquesta, los Tres cuartetos y la obertura para los
Esclavos felices. Todas ellas revelan una técnica muy sólida y un gran
dominio de la forma. Recuerdan en gran medida a otras composiciones de
Mozart, Cherubini o Rossini, si bien todas ellas tienen el sello
personalísimo de Arriaga. Esta circunstancia se puede observar en los
Tres cuartetos, en donde si bien comienza con un tipo de sonata clásica
que debe mucho a alguno de los compositores anteriormente señalados,
introduce en ella una serie de nuevos y originales elementos que la
acercan al Romanticismo musical y que son verdaderas innovaciones y
creaciones propias de Juan Crisóstomo, tal es el caso de la introducción
de movimientos en forma de rondó, o la inversión en el orden de la
presentación de los temas o de la recapitulación.

Si de alguna
forma se ha de concluir esta breve biografía, no puede ser otra que
señalando el hecho de que la temprana muerte y la posterior pérdida de
los escritos del compositor, ocasionaron que la obra, pese a su
importancia, no pudiese ejercer ninguna influencia en la música española
de las décadas posteriores, circunstancia que contrasta grandemente con
la valoración altamente positiva que a lo largo del siglo XX han
realizado sobre la misma los críticos e historiadores musicales.

CATÁLOGO DE LAS OBRAS DEL COMPOSITOR:

Obra religiosa:

· Audi benigne

· Misa 4V

· O salutaris

· Stabat Mater, op. Nº23 (1822)

Obra instrumental:

· Nada y mucho, octeto, (1817)

· Overtura nonetto, op. Nº1 (1818)

· Patria, op. Nº3 (1818)

· Tema variado en cuarteto, op. Nº17 (1822)

· Obertura en Re M, op. 20 (1821)

· Variaciones sobre el tema de “La húngara” para violín con acompañamiento de bajo ad libitum, op. 22

· Variaciones sobre el tema de “La húngará” en cuarteto, op. 23 (1822)

· Marcha militar

· Sinfonía a grande orquesta

· Tres cuartetos

· Tres estudios de carácter

Obras vocales y dramáticas:

· Agar

· Agar et Ismael

· Edipo (Aria de Polinicio)

·
Erminia. Scéne lyrique-dramatique en un acte et deux tableaux, d´prés
un épisode du poème “La Jerusalem Délivrée” de Torquato Tasso.

· Los esclavos felices, ópera (1820)

· Ma tante aurore (All´Aurora)

· Medea (aria)

Melisma

Melisma

Gupo de notas de paso que forman parte obligada de la
melodía. Se aplica particularmente este nombre a los dibujos ligados y
flexibles que adornan de manera rica y delicada un gran número de obras
de canto gregoriano
como
también otro de las antiguas escuelas y que, demasiados desarrollados
para poder ser reducidos a fórmulas y expresados por signos abreviativos
, inauguran el arte fecundo de la gran variación melódica. Los
responsos aleluyáticos y los graduales nos ofrecen, en el repertorio litúrgico .
Durante
la edad de oro de la ópera italiana, la parte de los melismas llegó a
ampliarse en el canto dramático hasta el abuso; pero esto que no era
para los virtuosos más que una ocasión de hacer brillar la belleza de su
órgano vocal y la perfección de su técnica, ha llegado a ser a veces
para los compositores un potente medio de expresión.

Pero en
donde se mantienen constante y libremente las tradiciones lejanas, sin
cesar renovadas y vivificadas, de la melodía melimáticaes sobre todo en
la música instrumental. Su cadena se contonúa en Bach, Beethoven, César Frank.
En
la lengua inglesa se da este mismo nombre de melisma . a toda clase de
aire o de melodía que no consiste en una pura declamación.

Petenera

Petenera

Canción popular española propia de la región andaluza,
que es donde adquirió mayor importancia, extendiendose a toda España .
Su melodía exhibe un lirismo melacólico con giros y movimientos
característicos de la canción andaluza, aunque de ella están ausentes
los melismas propios
del canto flamentco. Su denominación se hace derivar de paternera (del
pueblo de Pterna, Almería) y por corrupción en el lenguaje vulgar se
convirtió en petenera. Existen dos tipos, la clásica y la moderna; esta
última debe considerarse como una variante en modo menor , bastante
alejada de la antigua; en la tonada moderna se manifiesta la tonalidad
en modo menor del todo concreta, con cadencia conclusiva sobre la dominante,
cosa
que no sucede en latonada antigua, que se manifiesta con señalada
imprecisión, tanto tonal como modalmente. La letra que sirve de tipo a
la petera moderna es :

Petenera, petenera
dame de un pecho un ramo.
!Niña de mi corazón!
¿quién le ha dicho al picarón
que petenera me llamó?

Parte de melodía:

Imagen

Los Ibéricos

Los ibéricos

Imagen

El «boom» musical que El Bis y Los Ibéricos representan en escena, se empezó a fraguar en los míticos 60’s, con la fundación de Los Ibéricos y sus cuidadas versiones de la mejor música instrumental de la época (The Shadows, Ventures, Spotnicks, etc.)
De los antiguos Ibéricos, que prestan su nombre al grupo actual, siguen resistiendo dos de los fundadores, Jesús Lacoma (guitarra solista) y José Francisco Orna (guitarra bajo). Completan la formación, la batería de José Antonio Ruizalejos y los teclados de José Luis Catalán.

En el año 2001 se incorpora Carlos Gargallo, auténtico «showman», fiel réplica y seguidor incondicional de ELVIS PRESLEY. Carlos adopta el nombre artístico de EL BIS y, desde ese momento, pasa a encabezar los carteles cual reencarnado Rey del Rock.

Una cuidadosa puesta en escena y un correcto montaje musical y el impresionante derroche de facultades que EL BIS prodiga en sus actuaciones, mantienen un altísimo nivel en el escenario. En algún paréntesis aparece la magia instrumental de LOS IBERICOS para, seguidamente, recuperar el alto voltaje y explotar con fuerza ante el espectador.

Los asistentes disfrutan la diferencia entre la música en lata y la música en vivo. Diferente. De muchos octanos. Algo que no te debes perder.

Calderón. Teoría musical.

Imagen
El calderón

Es un signo en forma de semicirculo con un punto
en su interior. Se coloca encima o debajo de una nota o pausa y su
efecto en interrumpir, a voluntad, la marcha del compás en esta nota. Lo
voluntario en la duración de este efecto, hace que este signo aparezca ,
con preferencia, en la última nota de una obra.

Sobre un compás entero de pausa en todas las voces o pausa general el calderón significa generalmente un acortamiento y no un alargamiento.

El oboe

ImagenEl oboe
________

El oboe es un instrumento pertenece a la familia de viento madera.

Su cuerpo es un tubo cónico formado por 3 secciones: la superior, la inferior y la parte del pabellón. El diámetro de la abertura mide 0,47 cm en la parte más alta y 1,58 cm al comienzo del pabellón. El pabellón se abocina un poco y termina con un anillo de metal. Por el otro extremo es por donde se inserta el tubo de la lengüeta, adaptada por medio corcho; la lengüeta es doble y de 0,63 cm de ancho y está atada al tubo mediante un hilo enrollado. La longitud del instrumento, incluida la lengüeta es aproximadamente de 64,77 cm; la lengüeta y el tubo de metal sobresalen unos 6,35 cm. La afinación del oboe puede variarse, aunque muy ligeramente, metiendo o sacando la lengüeta.

Los oboes están hechos habitualmente de madera. Las maderas más apropiadas son granadillo, palo rosa, madera de coco y de ebonita.

Algunos tipos de oboe son:

Corno inglés: Se diferencia con el oboe por el tamaño, la campana, y de una pieza de metal saliente en el extremo para sujetar la lengüeta. Está afinado en Fa, una quinta inferior que el oboe.
De amor: Más grande que el oboe, está afinado en La, una tercera inferior que el oboe.
Su sonido ha sido descrito como acre, nasal, penetrante, áspero, cortante y ronco. Estos adjetivos representan las cualidades más obvias de la doble lengüeta, cualidades que lo distinguen de otros instrumentos.

En la orquesta
La sección de los oboes se compone de dos oboes y un corno inglés o de tres oboes y un corno inglés, aunque también hay otros casos especiales.
Además de los usos melódicos descritos, los oboes pueden reforzar a los violines y a las violas doblándolos al unísono. Si se combinan con otras maderas pueden dar agudeza a los acordes del viento, y un carácter marcado a las figuras rítmicas. La duplicación del oboe y el clarinete al unísono es potente.
El procedimiento que se emplea para utilizar la sordina es introducir un pañuelo por su pabellón.